miércoles, 15 de abril de 2009

La entrega




Si buscamos en el diccionario lo que significa "entregar" encontraremos que es: "Poner en poder de otro". Es decir, es el paso del poder de mis manos a las manos de otra persona.
Podemos entregar muchas cosas, podemos entregar un libro, una pieza de pan, en general todo lo que nos pertenece; pero en este caso en particular se trata de la entrega más sublime y más completa: El ser en su totalidad.
Para poder cederle el ser a alguien, primero es importante clarificar las cosas y conocerse, no se posee lo que no se conoce y no se puede entregar lo que no se posee, por lo que es importante conocerse, hacer una introspección para así tener la certeza de que la entrega será completa... Una entrega a medias, con peros, con dudas, con avances y retrocesos no sirve de nada, para eso es mejor no entregar.
Es importante también tener en cuenta que desde el momento en el que una persona se entrega a otra, deja de pertenecerse a sí misma, pero también es importante recordar que este tipo de relaciones son consensuadas, si ambas partes no están de acuerdo, o si una de las partes no siente que debe continuar con la relación, es inútil obligarla a seguir entregando o a seguir poseyendo. Es una relación de dos y ambos deben estar seguros de la misma; de lo contrario, será una relación en la que intervendrán otros factores que tarde o temprano la dañarán o destruirán.
La entrega plena es el abandono total, abandono en la seguridad que da la confianza, confianza que no debe ser defraudada. Para ello es iimprescindible conversar, mantener un diálogo constante y fluido desde el principio, para poder establecer lineamientos generales y para, en el "andar, andar" ir superando las barreras y límites iniciales.
La entrega jamás debe ser producto del miedo o la coacción, es un acto libre, en el que la sumisa decide en uso de su libertad, cedérsela a otra persona y el Amo en uso de la misma, decide recibir esa entrega y valorarla. Es un compromiso de ambos, unilateralmente no funciona. Por ello, es importante no entregarse sin meditarlo, ni entregarse al primero que lo pida, sino pensarlo, sopesar las cosas, asumir responsabilidades y saber que la persona que recibibirá esa entrega sabrá valorarla... Hay una frase que lo dice muy bien: "No des tu corazón a quien te lo pida, sino a quien lo merece", y eso, no es algo que se pueda saber en dos minutos... No es una entrega de un lápiz o una hoja de papel, por lo que hay que pensarlo bien, tanto para entregar como para recibir.
En síntesis, la entrega es un acto voluntario, una cesión libre que sale de lo más profundo del alma de una sumisa, es una entrega valiosísima por lo que lleva consigo y debe ser valorada en toda su magnitud.

Yo, desde el día que me entregué a mi Señor cedí mi todo... Algunos han pensado equivocadamente que perdí mi libertad... Pero, paradójicamente es totalmente al revés.  Al entregar mi alma sentí una inmensa liberación, porque aquello que estuvo en mí, latente, medio dormido medio despierto, de pronto salió a la luz y pude por fin ser lo que siempre añoré.
Las explicaciones de estos temas son complejas, porque muchas veces se entienden completamente sólo cuando se viven.  Yo he leído tantas veces de "entregas" de tantas clases que me he terminado por cuestionar si estoy en el mundo correcto o me equivoqué de lugar.  No creo en las entregas a medias; esas entregas de te doy porque quiero que me des... Ejem ejem... Eso no es entrega, eso es conveniencia. Tampoco siento correcto para mí una entrega basada en mentiras, historias dramáticas para dar lástima o cuentos de hadas que quieren conventir en historias reales.  Para mí la cosa es sencilla, o lo das todo sin pedir nada a cambio, o simplemente no te entregas. Ya sé... Me dirán y dónde está lo que uno quiere... Y si das todo y luego te dañan... O el típico ¿Por qué he de entregar yo... que se lo gane Él?. Mmmm .... mmmm Creo que por ahí muchas veces se pierde la ubicación y el sentido común.  Se supone que si somos sumis@s o esclav@s, nuestro mayor placer es el de nuestro Dueño no?  Por otro lado, si uno sale a pasear corre el riesgo de ser atropellado por un coche; por eso nos quedamos en casa acaso? No, salimos igual; pues del mismo modo, la vida tiene una serie de cosas que no sabemos en qué terminaran y en la intensidad de la lucha, está el goce del triunfo.  Y... Por qué yo y no Él... Y yo me pregunto... Por qué Él? No se supone que cuando decidimos entregarnos a alguien es porque vimos en esa persona ese no se qué que lo hace especial y valioso para darle nuestra vida... Entonces? No sería lógico también que nos ganaramos el espacio a su lado... Digo... Igual es la fiebre y el aburrimiento por estar de baja que me hace delirar...
En todo caso, nadie dice que las relaciones BDSM son perfectas, ni que las sumisas somos seres de otro mundo que no nos equivocamos, que no retrocedemos y avanzamos, que no tenemos aciertos y desaciertos y con los Amos ocurre lo mismo.  Lo importante es ser consecuentes, coherentes y tratar de no perder de vista nuestro lugar.  Por lo pronto el mío es a los pies de mi Amo, intentando ser su placer, su remanso, el descanso del Guerrero... Sé que me equivocaré mil veces, pero lo intentaré 1001.
Besines

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Potrilla de mi corazón. Efectivamente no es fácil explicar lo que se siente... Hay una frase conocida que dice más o menos que El corazón tiene razones que la razón no entiende... Es complicado de explicar y no menos complejo de vivir. No creo en las experiencias ilusionadas del ciberespacio como un termómetro de las relaciones BDSM... Son importantes, es cierto, pero no tienen nada que ver con la realidad y sólo sintiéndolo en tu propia piel puedes definirte realmente... Lo otro es una hermosa fantasía pero incompleta.
    No creo en los Maestros del BDSM que creen que tienen la verdad absoluta; cada persona es un mundo, con toda su complejidad, por lo que no creo que existan normativas estrictas de lo bueno o malo. Esta es mi verdad, lo que siento y pienso y respeto totalmente el sentir de los demás

    Besos princesita

    ResponderEliminar
  3. Ótimo texto, estou acompanhando seu blog, espero que goste de imagens.
    Saudações.

    *haya*

    ResponderEliminar